Elimina el ACNÉ de una forma que no sabías

¿Sabías que 8 de cada 10 adolescentes padecen de acné y su piel queda marcada de por vida?, yo fui una de ellas y tristemente fue ahí donde comenzaron mis inseguridades y mi lucha por querer verme mejor. Por eso, hoy te quiero compartir parte de mi experiencia para que logres tener tu piel bonita sin buscar tanto.

 

En mi lucha por verme y sentirme mejor, comencé a probar una cantidad de productos para la cara y el cuerpo incontables. Probé desde remedios caseros, dermatológicos, aparatología, cosmética convencional, creo que literal usé todo lo que vendían en el mercado, en fin, experimenté con demasiados productos, algunos mejores que otros y algunos definitivamente muy malos.

 

Comencé a crecer y por ende el acné disminuyó, pero, aún así nunca me sentía conforme con el aspecto que tenía mi cutis. Mi sueño literalmente era salir de bañar y no tener que ponerme casi nada para sentirme bien con mi apariencia.

 

La verdad era muy molesto tener que estar luchando durante el transurso del día con el exceso de brillo en la zona T y estar teniendo que vivir pegada al polvo compacto que yo creía que era mi única solución, pero, en realidad solo me la pasaba tapando el problema, más no solucionándolo.

 

Había días que literal sentía que había regresado a la pubertad con tantos granitos que luego volvian a aparecer así de la nada.

 

Y ni hablar de cuando salía de viaje, porque lo primero que tenía que hacer (si viajaba con amigos) era despertarme y luego luego ponerme maquillaje (base y polvo para tapar las imperfecciones) antes de que alguien me viera desmaquillada.

 

Imagínate en específico, estar en la playa con base y polvo, está cañón el daño que le habré hecho a mi piel en esos días con el maquillaje puesto y estando expuesta al sol y sudor.

 

Y al final, ¿cómo logré tener el cutis más limpio, sano y sin tantas impurezas?, cuando descubrí la cosmética orgánica.

 

La verdad yo no creía que de verdad fueran tan buenos, y hacer el cambio me costó trabajo porque pues es difícil confiar en nuevos productos y más cuando se tratata de la cara, pero, poco a poco empecé a ver el cambio y aproximadamente después de 3 meses fue cuando comencé a notar que los granitos eran cada vez menos (aunuque para este entonces ya no padecía de acné como tal pero si varios granitos), el brillo sobre todo en la frente y nariz estaba disminuyendo y mi piel en general se estaba viendo más sana.

 

Un año después de estar usando ya pura cosmética orgánica y siendo súper constante fue cuando logré el cambio verdadero. Por primera vez, podía salir de mi casa sin una gota de maquillaje y sentirme tranquila con el aspecto de mi piel.

 

Hoy, mi misión es ayudarte a obtener los mejores resultados para lograr un skincare increíble y que cuando te pongas maquillaje sea porque quieres resaltar eso que te encanta y no por querer tapar eso que te choca. 

 

¡Si yo lo logré, tú también puedes! La clave está en liberar tu piel de los tóxicos (ingredientes que la piel no logra procesar del todo bien) y ser súper constante.

 

Sonríe siempre,

Dani.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .