Esas marcas que dejan huella en tu cara que te hacen adicta al maquillaje…

Alguna vez, ¿te has puesto a pensar el verdadero motivo de por qué usas maquillaje?, yo sí y por eso te quiero compartir mi sentir sobre el porqué usamos estos productos de belleza.

Todo comienza desde que eres chiquita y ves a tu mamá arreglarse, ves que tiene mil productos de belleza, pero no tienes ni idea de para qué sirven y si quiera el por qué los usa. Desde ahí, nace tu primera incertidumbre sobre esos productos y además como eres fiel a lo que hace y dice mamá pues comienzas a querer imitarla y seguir sus mismos hábitos.

Después, viene la terrible adolescencia en donde tu cuerpo comienza a sufrir cambios que de pronto hasta te asustan y justo ahí comienza tu primera batalla contra esos pequeños “defectos” que te empiezan a causar inseguridades porque van en contra de los estándares de belleza que te impone la sociedad. ¿Ya sabes de qué estamos hablando?... ¡exactamente!, de los terribles y odiosos granos rojos y puntos negros que invaden cada centímetro de nuestra cara.

Es justo en ese momento de tu vida cuando empieza la verdadera lucha por querer verte mejor y eliminar de tu cuerpo eso que en teoría no debería de estar ahí. Además, se torna más difícil porque hay algunas niñas y niños que se salvan de este problema, entonces, los que si lo padecemos pues empezamos a sufrir de burlas. Creo que es este momento donde empieza a surgir la inquietud por usar maquillaje, ya que es justamente ese producto que, desde mi perspectiva, solo te puede ayudar para dos cosas: o te tapa eso que no te gusta o bien te ayuda a resaltar eso que te encanta de tu cara.

Ya que logras pasar la etapa de la adolescencia, algunos tienen la fortuna de librarse de los rastros y marcas que pueden dejar los granos en tu piel, pero, muchos otros no la libran y tienen que seguir viviendo con la incomodidad de seguir teniendo dichas marcas en su piel. Marcas que se vuelven una inseguridad constante y que te obsesionan con el hecho de querer borrarlas.

Muchos acuden con profesionales en la rama del cuidado de la piel y además se ayudan con el maquillaje, pero, a lo que quiero realmente llegar es que, te des cuenta que ninguna de esas marcas se va a tapar en realidad si tú le das el poder de que te importen tanto, porque finalmente con o sin maquillaje van a seguir ahí.

Finalmente, mi mensaje es que no permitas que ninguna marca que vaya dejando la vida en tu cuerpo y cara te haga sentir insegura, confía en tu belleza interior y haz que esta cuente mucho más que cualquier otra marca externa. Además, psicológicamente está comprobado que si tu no le pones atención a eso que te puede llegar a molestar de tu físico, la verdad es que los demás pueden que lo vean, pero no le darán importancia mientras tú no lo hagas ni lo resaltes.

Es más bonito usar un maquillaje sencillo como método para resaltar y darle brillo a eso que te encanta de tu cara, a que lo uses por querer tapar una inseguridad. Confía en ti y deja que tu luz interior brille todavía más que tu maquillaje.

Sonríe siempre,

Dani.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .